Google+

Seguidores

miércoles, 5 de marzo de 2014

La inspiración esquiva

Soy cauto cautivo de mi alma brillante, que late y saca de cada punto negro, arte. Mira delante, el compás que desate, el ritmo que marque, nuestros latidos un martes.. Y yo convertiré un martes en sábado, una mirada en un beso, un instante en una oportunidad, de ser dos.

Parimos las instintivas tentativas de morder a la vida, en la pierna que sostiene, tu autoridad que respira de mi mas profundo miedo, de perderte entre las masivas miradas, de lascivas ovejas que acarrean cada día, contigo, el camino que sigues decidida. Por favor, no te vayas, no te vayas....

Maldita inspiración que se larga a Júpiter, donde no la alcance mi omnipotente lucidez, ya no se... no se... quizás en los años que me quedan de madurar, deje de ser manzana para convertirme en animal, y no madure, evolucione según Charles, y me crezcan alas para volar a gran velocidad. Junto a ti, es mi deseo pasar, cada segundo de mi estancia en al vida y acabar en una pradera del mar, reposando sobre tus piernas, largas y esquivando los chorretones de tinta que lanzan desde el cielo.

Mi musa que me mantuvo despierto todos estos años ahora se separa de mis dedos, de los que saque cuadros insomnes y párrafos a besos, esa ahora se larga, y eso que conseguí traerla de vuelta. Desde Júpiter no había  pasajes y la cargue sobre mi testa.

Me pregunto si es por que quiere que madura mas... debo volver a ser una manzana en el cesto y ¿descansar? Yo siempre destaque por ser el que brillaba entre las demás, opacas y pútridas, seguro que siempre me envidiaran, por que te tuve a ti... mi musa, mi inspiración, mi alma creativa de verdad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario